Práctica Arqueológica

 

Ya por fin puedo presentaros este nuevo proyecto, nuevo porque hasta ahora no se había realizado, pero que lleva en mente desde el primer día en que ARQUEOfun se puso en marcha, ahora hace ya casi dos años. Han sido dos años muy intensos, con muchos talleres diferentes, y con muchas satisfacciones y por ello me siento muy contento de poder llevar a cabo una de las actividades que más representan la idea por la que nació ARQUEOfun.

Dicho todo esto, debo agradecer en primer lugar a la Concejalía de Promoción Económica, Cultural y Turística, encabezada por D. José Luis Herrera, y a todo el personal del ayuntamiento (mantenimiento, jardinería, Impefe, etc.) que han puesto todas las facilidades con agrado para que esto se llevara a cabo. También quiero agradecer al director del Museo de Ciudad Real, D. José Ignacio de la Torre por su asesoramiento, su experiencia organizando este tipo de campamentos arqueológicos en Numancia ha sido de gran ayuda en este proyecto. Y por supuesto quiero agradecer a tod@s l@s niñ@s y niñ@s que han pasado por el yacimiento, porque han demostrado una vez más su entusiasmo por aprender, por participar y por descubrir cómo es la dura vida del arqueólogo.

 

 

EL YACIMIENTO

 

Hechas las presentaciones y los agradecimientos pasamos a describir la actividad realizada. Como siempre, el objetivo de crear un yacimiento era que l@s niñ@s aprendieran en qué consiste la arqueología, cuáles son sus actividades a parte de excavar y sobre todo, que hay que preservar y documentar todo lo que un arqueólogo recupera de un yacimiento. Para ello, la primera parte del campamento la hemos dedicado a responder entre todos a una serie de cuestiones:

  • ¿Qué es un arqueólogo? ¿Qué es un yacimiento? ¿Qué esperamos encontrar?
  • ¿Por qué es tan importante la labor del arqueólogo? ¿Por qué hay que documentar todo lo que vamos encontrando?
  • ¿Cuáles son las herramientas principales del arqueólogo? ¿Qué es una cuadricula o una unidad estratigráfica?
  • Y sí, también aclararemos por qué no vamos a encontrar huesos de dinosaurios…

El yacimiento recrea un espacio de viviendas ibéricas, aprovechando el pasado ibérico de la ciudad (Alarcos), por lo que todo lo que se ha colocado dentro de las estancias simula la vida cotidiana de los habitantes que poblarían hace más de 2500 años el cerro de Alarcos. L@s niñ@s conocen Alarcos y saben qué allí hubo una batalla entre moros y cristianos, pero la mayoría desconocen que mucho antes ese cerro fue ocupado por los íberos y que precisamente Alarcos es uno de los yacimientos ibéricos más importantes de la región.

                                        

Próximos Eventos

No hay próximos talleres en este momento.

Carrito

La Experiencia

 

A día de hoy y tras haber repetido la experiencia en tres ocasiones seguidas, no podemos más que estar satisfechos por el resultado y por la actitud de nuestros pequeños arqueólogos que han mostrado un gran entusiasmo por todo lo que han descubierto en el yacimiento. La labor de éstos no se limitó a la recogida de materiales, sino también y más importante labor de documentación, así que tuvieron que identificar, seleccionar y dibujar en unas fichas elaboradas para la ocasión, todos los objetos arqueológicos que fueron encontrando:

  • Molinos de piedra
  • Semillas de cereales, huesos de aceituna, lentejas, cascaras de frutos secos.
  • Huesos de pollo, oveja y vaca.
  • Estructuras o muros de piedra de casas, hogares, hornos.
  • Metales como punzones, puñales y otros relacionados con la agricultura.
  • Cerámicas ibéricas pintadas con motivos habituales en la cerámica ibérica y otros recipientes más comunes de cocina.
  • Cuentas de collar.
  • Fusayolas y pesas de telar.
  • Ladrillos de adobe.
  • Etc.

Tod@s ell@s fueron muy respetuosos con lo que se iban encontrando y documentaban, fotografiaban y dibujaban los objetos y a partir de su disposición y con la ayuda de todos interpretaban su significado:

  • Un hogar con cenizas y restos de carbones solo podía significar un espacio de cocina dentro de las viviendas.
  • Un espacio lleno de basura (restos cerámicos rotos y muchos huesos) podía ser una calle donde tirasen las cosas.
  • Un espacio con fusayolas y pesas de telar podía ser un telar, en el que las mujeres confeccionaban las prendas de vestir.
  • Etc.

Ha sido una gran experiencia que repetiremos en el marco de la semana histórica de Ciudad Real, los días 18 y 20 de julio.

Labores de recuperación, limpieza y documentación gráfica

.

Si crees que a alguien más le puede gustar este artículo, por favor, compártelo

Shares
Shares
Share This