¿Quiénes fueron los fenicios? 

Hace más de 3000 años, en lo que hoy llamamos el Líbano (un país mediterráneo del Próximo Oriente) vivió un antiguo pueblo que se hacían llamar cannaneos o hijos de Canáan. Estas gentes vivieron en un pequeño territorio, rodeadas de desiertos y de vecinos poderosos, como los egipcios que vivían al sur, los hititas al norte y los pueblos mesopotámicos al este. Además, sus tierras eran muy poco fértiles y por tanto sus cosechas daban poco con que alimentarse, así que pusieron todo su empeño e ingenio hacia el único espacio que les quedaba, el mar mediterráneo.

Los fenicios fueron los primeros colonizadores en alcanzar las costas españolas y fundaron ciudades como Cádiz (Gades), Malaga (Malaka), Ibiza (Ebussus o Isla del dios Bes) o Almuñecar (Sexi).

Los hijos de Canaán, grandes navegantes y comerciantes pronto entraron en contacto con los griegos, quiénes les empezaron a llamar fenicios, ya que fenicio significa en griego “rojo púrpura”, un carísimo tinte usado para teñir la ropa de las personas ricas, que solo era vendido por los fenicios y que ellos conseguían al extraer una mucosidad de un molusco o caracol marino. ¡El tinte era tan caro porque se necesitaban 9000 caracoles para obtener un solo gramo!

Como ya hemos dicho antes, los fenicios vivían en medio de grandes imperios, así que sus ciudades tuvieron que fortificarse y para ello, sus ciudadanos construyeron sus casas dentro de murallas con torres y elementos defensivos e incluso algunas fueron levantadas encima de islas, como la ciudad de Tiro, lo que la convertía en casi inexpugnable. Otras ciudades fenicias importantes fueron Sidón o Biblos (libro en griego), que fue el lugar donde tiempo más tarde fue realizada la primera biblia con los papiros que se comerciaban en esta ciudad.

Reproducción de una ciudad fenicia. Imagen extraída de la web Navarro Ilustración

Próximos Eventos

Mie 25
May 02
May 09
May 16

Los Reinos Cristianos IV. Ciudad Real

16 mayo. 17:15 - 19:15

Carrito

Los fenicios y el comercio

¿ Recordáis que las tierras de los fenicios no eran muy fértiles? Pues ante una adversidad este pueblo no se conformó con lo poco que pudiera obtener de sus cosechas, sino que se empeñaron en conseguir aquello que deseaban mediante el comercio. De hecho. en aquella época era más seguro y barato llegar a los sitios por mar y con el paso del tiempo se convirtieron en grandes comerciantes y alcanzaron lugares muy lejanos con sus embarcaciones. Con sus vecinos egipcios comerciaban ofreciéndoles la madera de cedro de sus frondosos bosques, ya que los egipcios, que vivían rodeados de desiertos, apenas contaban con árboles.

Pero su madera no fue lo único con lo que comerciaron. Los fenicios desarrollaron una gran habilidad por los productos manufacturados de gran valor, así que eran capaces de realizar joyas de oro, plata y otros metales preciosos que conseguían de otros pueblos  que tenían la materia prima pero no la habilidad para hacerlos, como pasaba precisamente con los pueblos que vivían en aquella época en la península ibérica, íberos o celtas. Otros productos de gran valor fueron sus cerámicas decorativas, sus perfumes o sus telas teñidas de color púrpura.


                                 Reproducción de un barco fenicio según un grabado asirio. Los asirios encargaron barcos a los fenicios. 

El desarrollo comercial supuso para los fenicios un avance muy importante en la navegación así que se convirtieron en grandes constructores de barcos (de comercio y de guerra) que les permitieron navegar por todo el mar mediterráneo. Sin embargo, los barcos no eran tan grandes ni tan sofisticados como para poder realizar trayectos tan largos sin tener que parar en tierra firme para abastecerse de agua y comida. Así que los fenicios empezaron a crear pequeños puestos de control o de abastecimiento en lugares de fácil defensa, que con el paso del tiempo se convirtieron en colonias a las que también se les llaman factorías y que en algunos casos se convirtieron en ciudades que todavía hoy existen.

Los fenicios en la península ibérica

Los fenicios llegaron a la península ibérica hacia el siglo VIII a.C., es decir, hace más de 2700 años. Y las primeras ciudades que fundaron fueron Cádiz y Málaga, y según parece los colonos procedían de la ciudad de Tiro. Cuando los tirios fundaron la ciudad de Gadir, que en su lengua significa recinto amurallado, lo hicieron en una isla, ya que en aquella época Cádiz no se encontraba unida a la península como lo está hoy, sino que estaba formada por un conjunto de tres islas. En cierto modo copiaron el mismo modelo de ciudad que ellos tenían en su ciudad de origen, Tiro.

Desde Gadir, los fenicios comerciaban con el casi legendario y misterioso reino de Tartesios, del que obtenían metales tan valiosos como el estaño o el cobre, dos metales que unidos forman el bronce, un metal mucho más resistente que se usaba antes del descubrimiento del hierro. En Cádiz todavía se conservan restos arqueológicos de la época fenicia, como muros y sarcófagos y en la zona también se pueden visitar otros asentamientos fenicios como el del Castillo de Doña Blanca (Puerto de Santa María) o el Cerro del Castillo (Chiclana).

Málaga fue otra colonia fundada por los tirios y una vez más lo hicieron con fines comerciales. De la región consiguieron plata y cobre, además de crear factorías de pescado y de caracoles, para la producción de salazones y del color púrpura.

El resto de colonias fenicias, todas en en contacto directo con el mar, fueron Sexi (Almuñecar), Abdera (Adra) en la actual Andalucía, Cartago Nova (Cartagena; Murcia), Ebusus (Ibiza) y Magon (Mahón) en las Islas Baleares, aunque esta última fundada por los púnico- cartagineses (este pueblo merece una entrada exclusiva).

Mapa de España con las colonias fenicias y griegas. Extraído de la web Atlas Histórico del Mediterráneo

Herencia cultural de los fenicios

Son muchas las aportaciones que les debemos a los griegos y romanos, pero antes de éstos, los fenicios que habitaron en la actual España también dejaron su imprenta y los habitantes peninsulares, tartesios, íberos o celtas, adoptaron costumbres, productos y tecnologías fenicias:

El alfabeto: el actual sistema de escritura de 22 letras fue creado por ellos. Es probablemente la aportación más importante de este pueblo. Cuando los fenicios llegaron a la península ibérica, los pueblos peninsulares no tenían escritura. Tras el contacto con éstos y con los griegos, los íberos empezaron a plasmar su lengua por escrito.

El desarrollo tecnológico en las embarcaciones: se desconoce cuando los seres humanos empezaron a usar embarcaciones para desplazarse por mar, pero si se han reconocido los avances importantes que los fenicios introdujeron en sus barcos, en la creación de puertos y en el arte de la navegación y orientación, aspectos que luego fueron imitados o asimilados por otros pueblos. Las principales novedades fueron la introducción de la quilla, el uso de brea para calafatear y proteger los barcos, de espolones, de timones y de dobles filas de remeros (birremes, trirremes, etc.). También podían navegar de noche usando la estrella polar que hasta el siglo XIX, hace bastante poco, era conocida como estrella fenicia.

La moneda: en gran parte de Europa usaban el trueque o intercambio de bienes para comerciar. La llegada de los fenicios y el uso de la moneda hizo que pueblos como los íberos empezaran a usar las monedas como medio de pago. No fue inmediato, pero con el tiempo se fueron usando con más frecuencia y en algunos pueblos incluso se crearon cecas (“fábricas de moneda”) en las que se creaban estas piezas.

El vino y el aceite: el cultivo a gran escala de estos productos se generalizó tras la llegada de los fenicios. En la actualidad se conoce que los habitantes del valle del Guadalquivir (Andalucía) ampliaron el cultivo de las vides por influencia fenicia y por la introducción de nuevos avances y que la producción de aceite en España también se inició con los fenicios, que encontraron en la península Ibérica un lugar ideal para su explotación.

Las salazones: una de las principales actividades económicas fueron las salazones de pescado. Los fenicios ponían el pescado con sal para conservarlos y lo colocaban en ánforas especiales que luego transportaban por todo el mediterráneo (recordad que se extendieron por todo este mar).

El urbanismo: los fenicios, además de escoger bien los lugares donde asentar sus colonias y factorías, establecían un modelo urbano y de viviendas que con el tiempo sirvió como modelo para la construcción de ciudades o de otros elementos de la ciudad, como murallas o elementos defensivos.

 

 

Alfabeto fenicio en el que se aprecian las 22 consonantes con sus nombres y significados

Si crees que a alguien más le puede gustar este artículo, por favor, compártelo

Shares
Shares
Share This