Resultado de imagen de zodiaco dendera wallpaper

Uno de los grandes retos a lo largo de la historia del ser humano ha sido el poder contabilizar y cuantificar el tiempo. Desde un primer momento el ser humano ha sido un gran observador y ha sido capaz de atestiguar cambios en torno a su hábitat, bien con el cambio de las estaciones o las fases de la luna, para ello desde la antigüedad se han creado todo tipo de calendarios que le permita sistematizar estas fases a través de las diferencias halladas en su espacio. Muchas veces damos por hecho que hemos tenido un mismo calendario siempre o que desde un primer momento se encontró el definitivo; A continuación algunos ejemplos de los calendarios mas antiguos de nuestra historia:

El primer calendario

Data de alrededor del año 8.000 a.C. Este calendario solar mide el tiempo a partir de las fases del Sol y de la Luna. Precede en 5.000 años al más primitivo sistema de medir el tiempo que se conozca haya sido creado por el hombre. Creado por cazadores-recolectores en Aberdeenshire  parece imitar las fases de la Luna con el fin de realizar un seguimiento de los meses lunares en el transcurso de un año. Pero este no es el único hallado en Escocia, Stenness y Callanish, también comparten características similares y según investigaciones se evidencia de que estos círculos de piedra fueron colocados específicamente para ver mejor el Sol, la Luna y las estrellas.

Resultado de imagen de el primer calendario aberdeenshire

Los hoyos del calendario de Aberdeenshire  determinan las fases lunares.

El Calendario en Mesopotamia

La civilización Mesopotámica revolucionó extremo oriente junto a otras culturas vecinas, pero hay que reconocer que son de los primeros en crear un calendario y un avance en los estudios de carácter astronómico, llegando a elaborar uno propio y con un gran refinamiento comparado a los anteriores mencionados, se añade la distinción de diferentes periodos diarios y diferentes meses. En el periodo Sumerio (3500 a.- 2300 a.C.) se dividen los días con una duración de doce horas, compuesta cada una por treinta «Ges», el equivalente a nuestros actuales minutos.  Es en el periodo Babilónico (1500 a.C.) donde más se investiga en el campo de la astronomía, siendo capaces de prever fenómenos astronómicos con antelación. Este conocimiento les llevó a adoptar un preciso calendario lunar, que incluía un mes suplementario que lo ajustaba al solar. Su calendario contaba con 12 meses lunares de 29 o 30 días y se le sumaba un mes suplementario cada 6 años.

Imagen relacionada

Tabla sumeria que representa un mapa estelar, datada en el 3300 a.C, en ella se dividen 8 sectores con las principales constelaciones y su movimiento.

 Calendario Egipcio

En el mundo egipcio desde sus albores ha sido grandes conocedores de la evolución periódica del Nilo, su fuente de vida y de la distribución de las estrellas y de los planetas. Esto les ha influido en su manera de concebir el mundo, sus dioses y ha condicionado la ubicación y significado de sus grandiosas obras de arte. El pueblo de Egipto desarrolló un calendario en torno al 2781 a.C. El calendario era de carácter solar, mucho más preciso que los lunares anteriormente vistos y  conocido como calendario civil, que dividía los días en 24 horas, 12 meses de 30 días y con un año de 360 días, a los que se le sumaban 5 días conocidos como epagómenos que se dedicaban al culto de deidades como Osiris, Horus y Neftis. Las estaciones se dividían en función al estado del río Nilo, tenía nombres como Ajet o inundación, Peret o germinación y Shemu o calor. Cada estación se dividía en tres periodos  conocidos como «eras» (primera, mediana y última), de una duración total de 4 meses, 3 semanas y 10 días.

Resultado de imagen de calendario egipcio

Calendario de festividades en época de inundación en reinado de Tutmosis III.

El inicio del año Egipcio comenzaba a través del avistamiento de la estrella Sirio al amanecer (conocida por los Egipcios como Sotis) lo que vendría a ser el 19 de julio de nuestro actual calendario. Queda constancia del gran desarrollo astronómico que se tenía por fuentes que nos han dejado como es el zodiaco de Dendera, un planisferio que describe las principales constelaciones y con la representación de los días del año en los que se pueden avistar estas. También cabe mencionar que aunque el calendario civil no tuviera un año bisiesto para corregir el desfase astronómico, eran conocedores de tal problema y reajustaban su calendario con el paso de los años para no acabar celebrando la germinación en la inundación.

Resultado de imagen de calendario egipcio

Zodiaco de Dendera, una representación de los puntos cardilales y constelaciones en su interior.

Calendario romano

El primer calendario empleado por los romanos es de origen etrusco y sobre el mismo con el paso del tiempo se modificará. Su año constaba de 10 meses; cuatro de 31 días y seis de 30, en total 304 días. Los cuales eran divididos a su vez en décadas, es decir, 10 días (semanas de 10 días). El año comenzaba el 1 de marzo y algunos de los meses mas destacados para ellos guardaban nombres dedicados a sus dioses, como ya se ha mencionado, el año comenzaba en marzo, o Martius para los romanos, procedente del dios Marte y encargado del florecimiento de la vegetación, otros meses dedicados a los dioses eran Aprilis, Maius y Iuno.

A partir del 716 a.C. con Numa Pompilio se introducen otros meses como Ianuarius (enero) y Februarius, el inicio de año se marca el día 1 de enero y el calendario pasa a tener 355 días. Para evitar el desfase con el calendario astronómico cada dos años se añadía un mes que regulase el desfase con una duración de 23 días, aun así existía un gran desajuste, por lo que en tiempo de Julio César se realizó una reforma que hizo que el calendario pasase a ser solar, con 365 días de duración y cada 4 años se le añadiese un día, lo que conocemos como año bisiesto. Este calendario en su honor pasó a llamarse calendario Juliano y ha estado vigente para nosotros hasta 1581 con la aparición del calendario Gregoriano. No hay que olvidar los días de la semana y sus nombres, porque aunque hayamos cambiado de calendario seguimos utilizando muchos términos del calendario juliano.

Resultado de imagen de calendario romano

Mosaico romano que muestra los meses del año. Anfiteatro El Djem, Túnez.      S. III d. C. Museo Arqueológico Sousse, Túnez.  

Calendario Maya

El calendario maya es uno de los mas exactos de la antigüedad. Su punto de inicio se da en el 3114 a.C y está concebido bajo una visión cíclica del tiempo, de este concepto nacen dos calendarios que se contrastan entre ellos, el primero; El ciclo del Haab es de 365 días y se aproxima al año solar. El Haab es un calendario de diecinueve meses, compuesto de 18 meses, llamados “uinal”, de 20 días, y un mes de 5 días. Este mes de 5 días se llama “Wayeb”. Paralelamente usaban otro calendario destinado a las festividades religiosas llamado Tzolk´in, este calendario no está dividido en meses. En lugar de meses, está compuesto por una sucesión de glifos de 20 días en combinación con los números 1 al 13, produciendo así 260 días únicos.El fin de este calendario era regir los tiempos de las tareas agrícolas, ceremonias religiosas y costumbres familiares, pues la vida de los mayas estaba predestinada por el día del Tzolkin que correspondía a la fecha de su nacimiento.

Ambos calendarios se combinaban  creando un ciclo de 52 años, a esto se le conoce como rueda calendárica, una vez que se supera esta rueda para iniciar una nueva cuenta se habla del transcurso de un siglo en su medición del tiempo.

calendario maya

Relación y funcionamiento del calendario Tzolkin, combinando 20 días únicos y los números del 1 al 13 generaban los 260 días del año para los mayas.

Calendario chino

Se estima que el calendario chino fue una creación del antiguo emperador chino Huang Di, quien le dio origen en lo que para nosotros en el año 2637 a.C; Este emperador creó  un calendario de tipo lunisolar, estableciendo una serie de cinco ciclos de doce años de duración basado en observaciones astronómicas de gran exactitud de las longitudes del Sol y de las fases de la Luna. El año chino consta de 12 meses lunares, cuya duración oscila entre 353 y 355 días. Cada tres años se intercala un año con un mes más, resultando un año entre 383 y 385 días; este año de trece meses se llama año embolismal. Algunas de las peculiaridades del calendario chino son la consideración de comienzo del día a partir de la media noche y su celebración de año nuevo que coincide con el inicio de la luna nueva, por eso la fecha varía cada año, aunque siempre cae entre el 21 de enero y el 20 de febrero; También es digno de mención la correlación que existe entre las constelaciones lunares con el desarrollo del año y la creación de cinco ciclos de doce años regidos por animales, estos son conocidos como animales del horóscopo chino y en la cultura tradicional según el día y la hora, coincidiendo con la constelación se asigna uno de ellos. Los animales que se citan en estos ciclos son: rata, cerdo, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo y perro.

Imagen relacionada

Correspondencia de los ciclos del calendario chino con los animales del horóscopo tradicional.

 

Shares
Shares
Share This